CUIDA TU CORAZÓN, CUIDA SU CORAZÓN.

La palabra corazón es una palabra de las más hermosas de la lengua castellana; y no sólo por lo bien que suena, sino por todas las connotaciones que despierta. Relacionamos corazón con los sentimientos, con los afectos, con nuestro yo más profundo; cuando nos planteamos hacer algo en serio, lo hacemos de corazón. ¡Manos a la obra! La salud de nuestro corazón está en nuestras manos.

Cada vez es más compartida la idea de que la salud es en gran parte consecuencia de unos hábitos saludables y de una forma de vivir “sana”. De aquí surge la convicción de que la persona debe cuidar su forma de vivir para conseguir además de disfrutar el presente y  asegurar en lo posible la calidad de su vida futura.

El 20% de lo que pesamos es grasa y la necesitamos porque da energía. Pero si se acumula más de la cuenta, ¿Qué pasa?. Aproximadamente ese 20% del peso en una persona adulta (25% en mujeres) corresponde a grasa o lípidos porque, entre otras funciones, protege y mantiene en su lugar a los órganos y estructuras internas, interviene en ciertas funciones metabólicas y actúa como reserva energética. Pero si esos niveles se disparan el equilibrio interno puede romperse y es cuando aparecen trastornos como son las alteraciones cardiovasculares.

Por desgracia, el corazón es uno de los grandes afectados cuando se acumula demasiada grasa en el cuerpo y es la que se acumula en el abdomen la que “le sienta” especialmente mal. La grasa acumulada alrededor de los órganos provoca inflamación del organismo y en consecuencia a medio plazo, que las arterias del corazón se vuelvan más anchas y menos flexibles (muchas veces porque ellas también están rodeadas de ese exceso de lípidos que las modifican y producen aún más inflamación), provocando que la sangre circule peor hacia el corazón. Y eso, unido a otras circunstancias que se dan en la mayoría de personas con obesidad (y especialmente con obesidad abdominal), como hipertensión, hipercolesterolemia y glucosa alta, provoca que el corazón tenga que hacer más esfuerzo para cumplir con cualquier actividad diaria.

Por tanto una buena alimentación será la clave para hacer frente al colesterol y al incremento de peso, una dieta equilibrada ayudará a perder peso y a ingerir menos grasas, por lo que el organismo necesitará producir menos colesterol.

Otro gran beneficio de cuidar lo que comemos es que hay muchos alimentos que tienen un efecto beneficioso sobre el organismo. Los cereales y la pasta integral contribuyen a expulsar el colesterol del cuerpo, mientras que los esteroles que se encuentran en los aceites vegetales (como el aceite de oliva) ayudan a equilibrar los índices lipídicos, al igual como ocurre con las grasas de algunos tipos de pescado, como los azules (atún, bonito, sardina, salmón…), que son ricos en omega-3. En el área Mediterráneo, donde se sigue una dieta rica en frutas y en verduras, cereales integrales, pescados de mar y ácidos grasos insaturados, el riesgo de enfermedad coronaria es claramente inferior al de otras sociedades del planeta. Por el contrario, la carne roja, la charcutería y la bollería suelen aumentar las grasas saturadas, por lo que es recomendable substituirlos por productos vegetales. Otros hábitos sociales y culturales, como el consumo de tabaco o de bebidas alcohólicas también influye en los niveles de colesterol, por lo que es necesario dejar de fumar y reducir la ingesta de alcohol, especialmente de los licores fuertes. Y no olvidar la práctica de ejercicio físico diario de forma moderada, basta caminar 30 minutos al día o subir por las escaleras, dejando de lado el ascensor.

ENE ofrece un taller de nutrición para ayudar a todas aquellas personas interesadas en cuidar su corazón y mantener los niveles de colesterol a raya mediante el seguimiento de una dieta equilibrada. Se darán pautas y recomendaciones nutricionales, aprenderemos a elegir alimentos saludables, como hacer la lista de compra y como cocinar de manera más adecuada.

Te apuntas? Son talleres de 1h 30min. Precio: 25€

ENE. C/del Rector Ubach 6 Bajos. BCN

Llámanos o envianos un email. Tel. 932006455 enenutricio@enenutricio.es

BIBLIOGRAFIA
–  José M. Ordovas. Colesterol y tabaco: clásicos que perduran en el tiempo. Rev Esp Cardiol 2001; 54: 1143-1145.
– Miguel A. Royo. Recomendaciones nutricionales y alimentarias para una dieta cardiosaludable. Rev Esp Nutr Comunitaria 2004;10(3):122-143
– X. Pintó Sala. La homocisteína en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. JANO 12-18 NOVIEMBRE 2004. VOL. LXVII N.º 1.541
– L. Serra-Majem, I. Bertomeu Galindo, A. Bach Faig. La dieta mediterránea: una sinopsis. Alim. Nutri. Salud Vol. 14, N.º 3, pp. 76-80, 2007
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s